6 Se reĂșnen, se esconden, miran ellos atentamente mis pisadas, esperando mi alma.