Salmos 49; Salmos 50; Romanos 1

1 Oíd esto, pueblos todos; escuchad, habitantes todos del mundo, 2 tanto humildes como encumbrados, ricos y pobres juntamente. 3 Mi boca hablará sabiduría, y la meditación de mi corazón será entendimiento. 4 Inclinaré al proverbio mi oído, con el arpa declararé mi enigma. 5 ¿Por qué he de temer en los días de adversidad cuando la iniquidad de mis enemigos me rodee, 6 de los que confían en sus bienes y se jactan de la abundancia de sus riquezas? 7 Nadie puede en manera alguna redimir a su hermano, ni dar a Dios rescate por él, 8 porque la redención de su alma es muy costosa, y debe abandonar el intento para siempre, 9 para que viva eternamente, para que no vea corrupción . 10 Porque él ve que aun los sabios mueren; el torpe y el necio perecen de igual manera, y dejan sus riquezas a otros. 11 Su íntimo pensamiento es que sus casas serán eternas , y sus moradas por todas las generaciones; y a sus tierras han dado sus nombres. 12 Mas el hombre, en su vanagloria, no permanecerá; es como las bestias que perecen. 13 Este es el camino de los insensatos, y de los que después de ellos aprueban sus palabras. (Selah) 14 Como ovejas son destinados para el Seol, la muerte los pastoreará, los rectos los regirán por la mañana; su forma será para que el Seol la consuma, de modo que no tienen morada. 15 Pero Dios redimirá mi alma del poder del Seol, pues El me recibirá. (Selah) 16 No temas cuando alguno se enriquece, cuando la gloria de su casa aumenta; 17 porque nada se llevará cuando muera, ni su gloria descenderá con él. 18 Aunque mientras viva, a sí mismo se felicite (y aunque los hombres te alaben cuando prosperes), 19 irá a reunirse con la generación de sus padres, quienes nunca verán la luz. 20 El hombre en su vanagloria, pero sin entendimiento, es como las bestias que perecen.
1 El poderoso Dios , el SEÑOR, ha hablado, y convocado a la tierra, desde el nacimiento del sol hasta su ocaso. 2 Desde Sion, perfección de hermosura, Dios ha resplandecido. 3 Que venga nuestro Dios y no calle; el fuego consume delante de El, y a su derredor hay gran tempestad. 4 El convoca a los cielos desde lo alto, y a la tierra, para juzgar a su pueblo, 5 y dice: Juntadme a mis santos, los que han hecho conmigo pacto con sacrificio. 6 Y los cielos declaran su justicia, porque Dios mismo es el juez. (Selah) 7 Oye, pueblo mío, y hablaré; Israel, yo testificaré contra ti. Yo soy Dios, tu Dios. 8 No te reprendo por tus sacrificios, ni por tus holocaustos, que están continuamente delante de mí. 9 No tomaré novillo de tu casa, ni machos cabríos de tus apriscos. 10 Porque mío es todo animal del bosque, y el ganado sobre mil colinas. 11 Toda ave de los montes conozco, y mío es todo lo que en el campo se mueve. 12 Si yo tuviera hambre, no te lo diría a ti; porque mío es el mundo y todo lo que en él hay. 13 ¿Acaso he de comer carne de toros, o beber sangre de machos cabríos? 14 Ofrece a Dios sacrificio de acción de gracias, y cumple tus votos al Altísimo; 15 e invócame en el día de la angustia; yo te libraré, y tú me honrarás. 16 Pero al impío Dios le dice: ¿Qué derecho tienes tú de hablar de mis estatutos, y de tomar mi pacto en tus labios? 17 Pues tú aborreces la disciplina, y a tus espaldas echas mis palabras. 18 Cuando ves a un ladrón, te complaces con él, y con adúlteros te asocias. 19 Das rienda suelta a tu boca para el mal, y tu lengua trama engaño. 20 Te sientas y hablas contra tu hermano; al hijo de tu propia madre calumnias. 21 Estas cosas has hecho, y yo he guardado silencio; pensaste que yo era tal como tú; pero te reprenderé, y delante de tus ojos expondré tus delitos. 22 Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios, no sea que os despedace, y no haya quien os libre. 23 El que ofrece sacrificio de acción de gracias me honra; y al que ordena bien su camino, le mostraré la salvación de Dios.
1 Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios, 2 que El ya había prometido por medio de sus profetas en las santas Escrituras, 3 acerca de su Hijo, que nació de la descendencia de David según la carne, 4 y que fue declarado Hijo de Dios con poder, conforme al Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo, 5 por medio de quien hemos recibido la gracia y el apostolado para promover la obediencia a la fe entre todos los gentiles, por amor a su nombre; 6 entre los cuales estáis también vosotros, llamados de Jesucristo; 7 a todos los amados de Dios que están en Roma, llamados a ser santos: Gracia a vosotros y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. 8 En primer lugar, doy gracias a mi Dios por medio de Jesucristo por todos vosotros, porque por todo el mundo se habla de vuestra fe. 9 Pues Dios, a quien sirvo en mi espíritu en la predicación del evangelio de su Hijo, me es testigo de cómo sin cesar hago mención de vosotros 10 siempre en mis oraciones, implorando que ahora, al fin, por la voluntad de Dios, logre ir a vosotros. 11 Porque anhelo veros para impartiros algún don espiritual, a fin de que seáis confirmados; 12 es decir, para que cuando esté entre vosotros nos confortemos mutuamente, cada uno por la fe del otro, tanto la vuestra como la mía. 13 Y no quiero que ignoréis, hermanos, que con frecuencia he hecho planes para ir a visitaros (y hasta ahora me he visto impedido) a fin de obtener algún fruto también entre vosotros, así como entre los demás gentiles. 14 Tengo obligación tanto para con los griegos como para con los bárbaros , para con los sabios como para con los ignorantes. 15 Así que, por mi parte, ansioso estoy de anunciar el evangelio también a vosotros que estáis en Roma. 16 Porque no me averguenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree; del judío primeramente y también del griego. 17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe; como está escrito: MAS EL JUSTO POR LA FE VIVIRA. 18 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad; 19 porque lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. 20 Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa. 21 Pues aunque conocían a Dios, no le honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. 22 Profesando ser sabios, se volvieron necios, 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. 24 Por consiguiente, Dios los entregó a la impureza en la lujuria de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos; 25 porque cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, que es bendito por los siglos. Amén. 26 Por esta razón Dios los entregó a pasiones degradantes; porque sus mujeres cambiaron la función natural por la que es contra la naturaleza; 27 y de la misma manera también los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lujuria unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos el castigo correspondiente a su extravío. 28 Y así como ellos no tuvieron a bien reconocer a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para que hicieran las cosas que no convienen; 29 estando llenos de toda injusticia, maldad, avaricia y malicia; colmados de envidia, homicidios, pleitos, engaños y malignidad; son chismosos, 30 detractores, aborrecedores de Dios, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores de lo malo, desobedientes a los padres, 31 sin entendimiento, indignos de confianza, sin amor, despiadados; 32 los cuales, aunque conocen el decreto de Dios que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también dan su aprobación a los que las practican.
California - Do Not Sell My Personal Information  California - CCPA Notice