16 No temas cuando alguno se enriquece, cuando la gloria de su casa aumenta;