10 Porque el que es muerto, al pecado murió una vez; y el que vive, a Dios vive