8 Y si morimos con el Cristo, creemos que también viviremos con él