7 Así decía Simei mientras maldecía: ¡Fuera, fuera, hombre sanguinario e indigno!