22 Mas tú, su hijo Belsasar, no has humillado tu corazón aunque sabías todo esto,