6 Porque como crepitar de espinos bajo la olla, así es la risa del necio. Y también esto es vanidad.