21 Y sucedió que por haber las parteras temido a Dios, El prosperó sus familias.