20 Y Dios favoreció a las parteras; y el pueblo se multiplicó y llegó a ser muy poderoso.