22 Entonces Faraón ordenó a todo su pueblo, diciendo: Todo hijo que nazca a lo echaréis al Nilo, y a toda hija la dejaréis con vida.