30 El hombre, el señor de aquella tierra, nos habló duramente y nos tomó por espías del país.