2 Escuchad atentamente mis palabras, y que sea éste vuestro consuelo para mí.