5 Miradme, y quedaos atónitos, y poned la mano sobre vuestra boca.