3 Tened paciencia y hablaré; y después que haya hablado, os podréis burlar.