4 En cuanto a mí, ¿me quejo yo al hombre? ¿Y por qué no he de ser impaciente?