10 Por eso te rodean lazos, y te aterra temor repentino,