9 Despedías a las viudas con las manos vacías y quebrabas los brazos de los huérfanos.