57 Te acercaste el día que te invoqué, dijiste: No temas.