59 Tú has visto, oh Señor, mi opresión, juzga mi causa.