22 Que las misericordias del SEÑOR jamás terminan , pues nunca fallan sus bondades;
23 son nuevas cada mañana; ¡grande es tu fidelidad!