22 Que las misericordias del SEÑOR jamás terminan , pues nunca fallan sus bondades;