50 Preparó senda para su ira; no eximió sus almas de la muerte, sino que entregó sus vidas a la plaga,