4 Tú también disipas el temor, y menoscabas la oración delante de Dios