6 Tu misma boca te condenará, y no yo; y tus mismos labios testificarán contra ti