5 Porque tu boca declaró tu iniquidad, pues has escogido el hablar de los astutos