8 ¿Oíste tú por ventura el secreto de Dios, que detienes en ti solo la sabiduría