27 He aquí, yo conozco vuestros pensamientos, y las imaginaciones que contra mí forjáis