31 Hace hervir como una olla el mar profundo, y lo vuelve como una olla de ungüento