33 No hay sobre la tierra su semejante, quien se comporta sin temor