8 Por lo cual fue llamado aquel campo, Acéldama: Campo de sangre, hasta el día de hoy