4 Y de miedo de él los guardas se asombraron, y fueron vueltos como muertos