27 Alborota su casa el codicioso; mas el que aborrece las dádivas vivirá