29 Lejos está el SEÑOR de los impíos; mas él oye la oración de los justos