28 El corazón del justo piensa para responder; mas la boca de los impíos derrama malas cosas