30 La luz de los ojos alegra el corazón; y la buena fama engorda los huesos