1 Del hombre son las preparaciones del corazón; mas del SEÑOR la respuesta de la lengua