2 Todos los caminos del hombre son limpios en su opinión; mas el SEÑOR pesa los espíritus