3 Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, y su paladar es más blando que el aceite