3 Mira, óyeme, SEÑOR Dios mío: Alumbra mis ojos, para que no duerma en muerte