18 Si en mi corazón hubiera yo mirado a la iniquidad, el Señor no me oiría