18 En respuesta, Asa tomó toda la plata y todo el oro que quedaban en los tesoros del templo del Señor
y del palacio real, y encargó a unos de sus funcionarios que le enviaran todo a Ben-adad, hijo de Tabrimón, hijo de Hezión, rey de Aram, que gobernaba en Damasco, junto con el siguiente mensaje: