4 Luego siguió solo todo el día hasta llegar al desierto. Se sentó bajo un solitario árbol de retama y pidió morirse: «Basta ya, Señor
; quítame la vida, porque no soy mejor que mis antepasados que ya murieron».