7 Año tras año sucedía lo mismo, Penina se burlaba de Ana mientras iban al tabernáculo.
En cada ocasión, Ana terminaba llorando y ni siquiera quería comer.