5 Sin embargo, a Ana, aunque la amaba, sólo le daba una porción selecta
porque el Señor
no le había dado hijos.