17 Entonces Eliseo oró: «Oh Señor
, ¡abre los ojos de este joven para que vea!».
Así que el Señor
abrió los ojos del joven, y cuando levantó la vista vio que la montaña alrededor de Eliseo estaba llena de caballos y carros de fuego.