20 Y así fue, las multitudes lo aplastaron y murió a la entrada de la ciudad.