8 Haré que el país quede desolado porque mi pueblo me ha sido infiel. ¡Yo, el Señor
Soberano, he hablado!».