5 El mundo entero sabrá que yo soy el Señor
. Tengo la espada en la mano, y no la devolveré a su vaina hasta que haya terminado su trabajo’”.