21 —Está bien —dijo el ángel—, concederé tu petición. No destruiré la pequeña aldea.